fbpx
Seleccionar página

Por Jorge Peralta – Lectura 1 minuto

Otra manera de clasificar las distintas tipologías de la empresa familiar es el modelo propuesto por Ivan Lansberg (2004), que se basa en las etapas de la propiedad en la empresa familiar. El modelo resulta de gran ayuda al momento de profundizar en las diferencias críticas que se dan en los tres tipos de empresa familiar propuestos; y tiene su origen en las distintas formas de ejercer el poder (pero principalmente a través de la propiedad) que da en cada uno de ellos: (i) Un líder propietario indiscutible en la primera generación; (ii) Un líder, si es que existe y es aceptado, en la segunda y en la tercera generación.

Este modelo propone que en el transcurrir del tiempo el líder (que es ahora miembro de la segunda generación con el rol de gerente/director) debe reportar a “un equipo o sociedad de hermanos” o a “un consorcio de primos” con derechos legítimos, originados de su participación propietaria; y habitualmente superiores a los derechos políticos del actual líder. Si el líder no es reconocido y aceptado por los demás propietarios, se dará una dirección por equipo que se volverá difícil debido a la mayor dificultad de las relaciones humanas entre los miembros de la familia en negocios conforme se avanza hacia un consorcio de primos. Ver el modelo en la figura.

Es importante anotar que, en cada periodo de transición los intereses de los propietarios cambiaran. Así pues, en la etapa del fundador o propietario único, los temas significativos se centran en la alta dependencia de una sola persona, cuyo aspecto crítico será la transición del liderazgo y la formación del sucesor. En el equipo o sociedad de hermanos los aspectos críticos serán mantener la armonía y el trabajo en equipo de la familia, establecer el estilo de dirección profesional y revitalizar la estrategia empresarial. Mientras, para un consorcio de primos, los aspectos críticos comprenderán la organización familiar, la adopción de una cultura innovadora y los acuerdos de reinversión versus liquidez.

Finalmente, será bueno tener en cuenta que la mayoría de las empresas familiares experimentan situaciones no explicitadas en este modelo, en las que pueden convivir simultáneamente dos o más generaciones de la familia.

¿Y en su empresa familiar, con cuál de estas tipologías se identifican?