fbpx

Por Cinthia Varela – Lectura 2 minutos

Las familias empresarias son cada vez más conscientes de que no existe una receta, modelo o metodología única que les permita entender su nivel de complejidad familiar y empresarial.  Esto debido a que, simplemente, cada familia es diferente. Lo que funciona para una familia y empresa “vecina”, no necesariamente va a funcionar con tu propia familia y empresa.

 Lo que va a permitir que algunas familias empresarias trasciendan en el tiempo, de generación en generación, no es solo su capacidad adaptativa a los cambios del entorno sino a su capacidad para hacer un autoanálisis legítimo y objetivo tanto a nivel personal, como grupal y empresarial. Ello implica poder identificar qué los motiva en la vida, qué los hace felices, qué les gusta y qué no les gusta.

Asimismo, si vamos un paso más allá, este autoanálisis se complementa con la identificación del rol quisieran tener dentro de la empresa familiar (si es lo que quisieran). No está mal que no quieran formar parte de la empresa. No está mal que solo se preocupen por la parte financiera o las utilidades. No está mal que sí quieran estar involucrados al 100% en la gestión y/o dirección de la empresa familiar. Lo más valioso es tener claro qué rol quieren tener en la compleja dinámica de familia-empresa.

Hacer este trabajo introspectivo fomentará una mejor relación familiar y, porque no empresarial. No debemos olvidar que una familia cohesionada podrá visualizar el futuro para la familia y la empresa y, en función a eso, podrá adaptar sus estilos de trabajo y/o aprender nuevas habilidades necesarias para mantener su competitivad dentro de un entorno de alta volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad.

 No existe un manual detallado con los pasos a seguir para lograr la transcendencia de una familia empresaria. Lo que existen son muchos factores que pueden impactar en la creación de este: la dinámica familiar, la industria, los antecedentes culturales, la historia personal y del negocio, la complejidad del negocio, y hasta los modelos mentales de los integrantes de la familia. Una vez se entiendan estas diferencias a nivel individual, grupal y empresarial y se valoren, las familias empresarias podrán generar armonía, cohesión y podrán innovar para adaptarse a los cambios del entorno sin perder su valiosa esencia.

Si tienes alguna consulta o necesitas asesoría

Comunicate con nosotros