Avantage > Blog > Familia > La dualidad de la aversión al riesgo.

La dualidad de la aversión al riesgo.

La dualidad de la aversión al riesgo.
Por Jorge Peralta.

Algunos estudios refieren que las empresas familiares tienden a ser más adversas al riesgo. En nuestra práctica de consultoría hemos observado como muchas de ellas evitan comprometer sus recursos financieros en actividades de alto riesgo a largo plazo. Por lo que prefieren diversificar sus operaciones, a pesar de que les puede generar pérdidas financieras. 

Sin embargo, se da una dualidad, pues las empresas familiares también buscan la creación de valor y la continuidad transgeneracional. Para ello, destinarán algunos recursos adicionales para alcanzar sus objetivos orientados al bien de la familia. Llegando incluso a asumir más riesgo para ello con tal de trascender. 

Así pues, la forma en como las empresas familiares tratan al riesgo es una característica que las distingue de la empresa no familiares. Pues su enfoque está relacionado con la preservación de su riqueza socioemocional y una inversión de “capital paciente” para apoyar sus etapas de crecimiento. De esta manera asumirán riesgos significativos e inyectarán dinero para continuar con el legado de la empresa. Sin embargo, se han dado casos en los que el desempeño de sus inversiones puede estar por debajo de la media del mercado a pesar de que el entorno les exija ser más eficiente. 

De ello, podemos anotar que las empresas familiares mantienen una dualidad en cuanto el tratamiento del riesgo. Pues muchas veces los accionistas familiares, por lo general los de primera generación, pueden llegar a tomar mayores riesgos con tal de preservar la empresa (sobre todo en épocas de crisis). Y, por otro lado, suelen ser prudentes según los tipos de inversión que tengan en frente (p.e. proyectos de investigación, desarrollo e innovación), aún cuando esto pueda suponer pérdidas de grandes oportunidades.