Avantage > Blog > Propiedad > El capital paciente como ventaja competitiva.

El capital paciente como ventaja competitiva.

El capital paciente como ventaja competitiva.
Por Jorge Peralta.

Las necesidades de la familia y la empresa conviven de manera permanente. Siendo necesario que entre los miembros de la familia se establezcan determinados criterios sobre el uso de los recursos. Pues ahí radicará una de sus principales ventajas competitivas que impulsará su continuidad a largo plazo. 

Las empresas familiares prefieren financiar sus proyectos a través del capital retenido y en caso requieran de mayores fondos se prefiere la deuda familiar al capital externo. Esto es debido a los menores niveles de intrusión y la exposición a la pérdida de poder en la toma de decisiones. Es ahí que nace el capital paciente para convertirse en una ventaja competitiva para la empresa familiar. 

Entendamos el capital paciente como aquel capital que está orientado a cubrir los objetivos de desarrollo de largo plazo. Es decir, es aquella financiación proporcionada durante un periodo extenso, incluso con retornos por debajo del mercado, en la que los términos del repago no se establecen hasta que no haya cierta seguridad de que la empresa empezará a generar beneficios. Este tipo de capital incluso no guarda lógica con los modelos de financiación convencionales que otorga el mercado. 

El capital paciente es aquella inversión que no espera un retorno de corto plazo pero que tiene como propósito el crecimiento de largo plazo, e incluso, el logro de objetivos no financieros dentro de la empresa familiar (p.e. mantener el control del negocio en manos de la familia). Este tipo de capital tiene incluso una mayor tolerancia al riesgo que una inversión tradicional. Si bien espera un retorno en un determinado momento del tiempo, carece de apuro por un retorno inmediato o mayor en el futuro. Sin embargo, esto no significa que no cuente con un monitoreo interno para asegurar su recuperación. 

En épocas de crisis las empresas familiares que disponen de un capital paciente generarán una ventaja competitiva frente a las que no. Pues, las condiciones de acceso a este le serán más beneficiosos que cualquier otro. Ayudándoles así a superar los tiempos turbulentos y mantener su competitividad.