Avantage > Blog > Familia > Desarrollar la capacidad de resiliencia.
Desarrollar la capacidad de resiliencia.
Por Jorge Peralta.

La resiliencia es la capacidad de los seres humanos para recuperase y superar una situación adversa. En la empresa familiar, esta capacidad puede ser creada cuando se cuenta con tres elementos: (i) un liderazgo confiable, (ii) las estructuras funcionales para tomar las decisiones claves y; (iii) los recursos apropiados que faciliten una ejecución oportuna de los planes. Por ello, es necesario hacer una evaluación rápida de la existencia de estos elementos de resiliencia tanto en su familia como en su empresa. 

Los tres elementos de resiliencia le ayudarán a enfocarse en los problemas importantes por atender, estimular la cooperación entre los miembros y reducir la ansiedad de la familia. Cuando logramos que estos elementos trabajen en conjunto aumenta la posibilidad de superar la adversidad con éxito. Tome en cuenta que el objetivo de la familia no solo debe ser hacer frente a la adversidad, sino fortalecerse como consecuencia de ello.

Cuando logramos que los tres elementos de resiliencia trabajen en conjunto aumenta la posibilidad de superar la adversidad.

Poseer un liderazgo confiable es tener compromiso y conexión con las necesidades de los demás, cuidando siempre el tono emocional positivo para brindar esperanza de futuro, generar empatía, inspirar y tomar riesgos. Utilice siempre el comportamiento propio como ejemplo para alinear a los demás miembros de la familia y de la empresa familiar.

Las estructuras funcionales se evidencian en los espacios formales existentes, y en funcionamiento, para debatir, establecer principios, acuerdos y procesos para la toma de decisiones claves e incluso difíciles. Están presentes a nivel de la familia (consejo de familia), la propiedad (junta general) y la empresa (directorio u órgano equivalente). Son útiles porque permiten la designación y el reconocimiento de roles claves en la familia y la empresa.

Contar con recursos es poder acceder a los medios tangibles e intangibles que son necesarios para ejecutar los planes de manera oportuna y eficaz. Los recursos tangibles ayudan a lidiar y mantener la estabilidad en las crisis y son más sencillos de gestionarlos. Los intangibles, representan la experiencia resolviendo problemas complejos, la confianza, la voluntad y la esperanza para superar la adversidad.

Considere estas recomendaciones para mejorar su capacidad de resiliencia:

Cultive un liderazgo confiable:

  1. Sea auténtico, conecte con las personas y su entorno.
  2. Fortalezca su autonomía y lidere con el ejemplo a través de su conducta.
  3. No haga todo solo. Estimule el trabajo en equipo y enfóquese en la eficacia de los resultados.

Desarrolle estructuras funcionales:

  1. Ponga en valor su consejo de familia. Si no cuenta con uno, establezca la reunión familiar formal como punto de inicio.
  2. Mantenga un liderazgo sénior. Redefina los roles y asigne responsabilidades en función a las competencias de los integrantes de la familia.

Optimice la gestión de sus recursos:

  1. Genere emociones positivas para estimular la atención, el pensamiento y la acción.
  2. Haga un inventario de sus recursos tangibles (humanos, financieros, materiales, tecnológicos), asigne objetivos prioritarios, plazos y controle los resultados.